Devocional

1 Corintios 1.26-31

26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

Piense en la vez que le pidieron que se encargara de cierta tarea en la iglesia, pero sintió que no tenía suficiente educación, experiencia o capacidad para aceptarla. Todos tendemos a sentirnos así de vez en cuando, e incluso podemos dar excusas a Dios de por qué no somos la persona indicada. Pero el Señor no siempre usa a las personas brillantes, influyentes o expertas para que hagan su obra.

De hecho, Dios escoge a menudo a aquellos que el mundo considera ignorantes, débiles, insignificantes, comunes y corrientes para que trabajen en su obra. Y tiene dos razones fundamentales para hacerlo. Primero, al realizar cosas grandes por medio de personas nada excepcionales, Dios demuestra que la sabiduría del mundo es locura. Y, segundo, puesto que los hijos de Dios no tienen ninguna razón para jactarse, no tienen ningún poder para salvarse a sí mismos, y ninguna capacidad para servirle sin el poder y la sabiduría de Él.

Dios no está interesado en el talento humano brillante, ni en la capacidad natural de las personas. Está buscando a personas humildes que sean totalmente dependientes de Él, y que estén dispuestas a ponerse a disposición de todo lo que les llame a hacer. Moisés no sentía que el Señor podía usarlo para sacar a los israelitas de Egipto porque no era elocuente, pero se convirtió en uno de los más grandes líderes de la historia judía. David era joven y no tenía experiencia como guerrero, pero el Espíritu de Dios le dio poder para liquidar a un gigante con una pequeña piedra.

Si usted se ha entregado a Cristo, no importa su edad ni lo calificado que se sienta. Si simplemente depende de Cristo, se pone a su disposición y le obedece, Él le usará para su gloria.

Author: kedry

Kedry Rodríguez

Deja un comentario